La Dura Lección Que se Puede
Aprender del Sufrimiento Colectivo
 
 
Steven H. Levy
 
 
 
 
 
“Luz Astral: la región invisible que rodea nuestro globo, así como
rodea a todos los demás, y que corresponde, como segundo Principio del
Kosmos, (…) al Linga Sharira o Doble Astral del hombre. Es una
Esencia sutil visible solo para un ojo clarividente, y es el inferior
(exceptuando la Tierra) de los Siete Principios Akáshicos o Kósmicos.
Eliphas Lévi la denomina la Gran Serpiente y el Dragón del que
irradia sobre la humanidad toda influencia maligna. Así es; pero ¿por qué no
añadir que la Luz Astral no emite nada más que lo que ha recibido;
que es el gran crisol terrestre en el cual las malas emanaciones
de la Tierra (morales y físicas), de las cuales se alimenta la Luz Astral,
se convierten en su esencia más sutil y son devueltas con mayor
intensidad, volviéndose de este modo epidemias morales, psíquicas y físicas?”.
 
(“The Theosophical Glossary”, H.P. Blavatsky, Theosophy Co., p. 38)
 
 
 
En marzo de 2020, el nuevo coronavirus 2019, oficialmente llamado COVID-19 por la Organización Mundial de la Salud (OMS), se ha propagado a docenas de países en todo el mundo. La OMS dice que el mundo debería estar preparado para una pandemia.
 
Las consecuencias físicas de una pandemia vírica son muy serias. En febrero de 1957, un nuevo virus de la gripe surgió en Asia Oriental causando una pandemia, la denominada gripe asiática. Se estimó que se produjeron aproximadamente 1,1 millones de muertes en todo el planeta.
 
Oficialmente, una pandemia es la transmisión fácil, de una persona a otra, de una nueva enfermedad en muchos países. En cambio, una epidemia es la propagación masiva de una enfermedad en una comunidad y en un determinado momento.
 
Según entienden los estudiantes de teosofía, la interdependencia y la interconexión de la humanidad es un hecho en todos los departamentos de la naturaleza: en el físico, en el psíquico y en el moral. Los seres humanos, individual y colectivamente, se influencian unos a  otros y son afectados por las influencias psíquicas y morales, sean ellas oscuras o inspiradoras. Estas enfermedades contagiosas, tanto a nivel local como a nivel global, tienen una tendencia periódica determinada por dos leyes fundamentales de la naturaleza: la periodicidad, o el retorno cíclico de las impresiones, y la ley kármica de causa y efecto. El significado, la importancia y las consecuencias de una pandemia son mucho más complejos de lo que uno podría esperar, puesto que a menudo van acompañados de una “infección” moral y psíquica. Las personas tienen que prepararse y organizarse apropiadamente. Las pandemias crean desafíos y oportunidades para el avance.
 
Los estudiosos de la historia de las pandemias también reconocen esta verdad. El nuevo libro del historiador Frank M. Snowden, “Epidemics and Society: From the Black Death to the Present” (“Epidemia y Sociedad: De la Peste Negra al Tiempo Presente”), es una fuente magnífica para aprender sobre el tema. Frank M. Snowden es un profesor emérito de historia y de historia de la medicina en Yale. Él demuestra que las epidemias repercuten sobre todos los aspectos de la vida humana. Ellas ejercen una influencia sobre la política, las revoluciones y el medioambiente; pueden avivar la discriminación racial y apelar a las respuestas inhumanas de los gobiernos; cambian las sociedades y afectan las relaciones personales.
 
Sobre todo, el profesor Snowden concluye que las pandemias y las epidemias no son acontecimientos aleatorios que afectan a las sociedades indistintamente, de manera caótica y sin previo aviso. Una sociedad se vuelve más o menos vulnerable a las epidemias víricas en función de su estructura, sus valores, nivel de vida y prioridades políticas. Se trata de enfermedades contagiosas oportunistas que se propagan a causa de las flaquezas morales y mentales de una sociedad, las cuales se manifiestan como una cadena causal de acontecimientos ordenados. Los estudiantes de teosofía comprenden y reconocen que esta idea es un aspecto especial de la ley universal del karma, aspecto al que los antiguos llamaron “cadena nidánica de causa y efecto incesantes”.
 
El profesor Snowden enfatiza que la historia de las pandemias revela una verdad de la que los estudiantes de teosofía ya se han dado cuenta gracias a su experiencia con las reacciones individuales e interpersonales a la amenaza – real e imaginaria – del coronavirus. Dicha verdad es que las epidemias y pandemias víricas reflejan quiénes somos en realidad, o al menos las debilidades y las fortalezas que ordinariamente se esconden de nuestra visión. Esto no es ninguna sorpresa para el teósofo que entiende las palabras de “The Theosophical Glossary” citadas arriba. La luz astral que rodea e interpenetra el mundo es como una sala de espejos que refleja con más intensidad las emanaciones viles que ha recibido de la humanidad.
 
Individual y colectivamente, las pandemias y las epidemias nos afectan a nivel mental, psíquico y moral. La experiencia nos hace más conscientes de nuestra actitud hacia el hecho de que somos mortales, hacia la muerte, nuestras vidas, nuestro medioambiente. Ciertamente, llegamos a atestiguar que somos los creadores del entorno en el que vivimos, y que este entorno responde a nosotros. Nos volvemos más conscientes de los valores que moldean  nuestra vida diaria y de los pequeños comportamientos que normalmente parecerían insignificantes e imperceptibles. ¿Nos preocupamos por las personas con las que trabajamos, por los pobres, por los ancianos, los enfermos y la gente vulnerable del mundo? La manera en que respondemos revela nuestros valores y compromisos morales.
 
A pesar de los desafíos, la experiencia colectiva e individual de una epidemia o pandemia puede convertirse en una experiencia inigualable de aprendizaje y una oportunidad para el avance de un individuo o de una sociedad.
 
Grandes reformas y organizaciones humanitarias han surgido como consecuencia de las epidemias. A los teósofos que tratan de poner en práctica las enseñanzas en sus vidas e intentan prepararse para ser más capaces de ayudar a los demás, este tipo de experiencias les dan la oportunidad de vencer las pasiones que benefician principalmente a las tendencias egoístas de la personalidad. Estos acontecimientos ofrecen la posibilidad de pensar sobre los asuntos mundanos de la vida cotidiana desde el punto de vista de la Sabiduría Divina, y de derrotar la noción de una existencia separada de los demás.
 
Las pandemias parecen enseñar una lección ineludible que los sermones, las conferencias, los artículos y los medios visuales son frecuentemente incapaces de inculcar con tanta vehemencia. Dicha lección es que, independientemente de nuestra raza, etnia, nivel económico, credo, sexo, condición u organizaciones a las que estamos afiliados, todos estamos juntos en esto y tenemos que organizar nuestras vidas y sacrificar algo de comodidad personal con el objetivo de beneficiar a los otros. La salud y el bienestar de aquellos de nosotros que pueden ser percibidos como los más y los menos vulnerables repercute sobre la salud de todos. Como dice el profesor Snowden, estamos mejor preparados para una pandemia o epidemia cuando nos damos cuenta de que lo que afecta a una persona en algún lugar afecta a todas las personas en todos los lugares.
 
Ningún teósofo podría decirlo mejor.
 
000
 
El artículo “El Significado de Una Pandemia” es una traducción del inglés y ha sido hecha por Alex Rambla Beltrán, con apoyo de nuestro equipo editorial. Título original y link: “The Meaning of a Pandemic”. La publicación en español ocurrió el 14 de marzo de 2020.
 
000
 
Steven H. Levy es un médico y teósofo norte-americano y vive en Filadelfia, Pennsylvania. Haga clic para ver otros artículos de Steven en nuestros sitios web asociados.
 
000
 
El grupo SerAtento, que funciona en portugués, ofrece un estudio regular de la teosofía clásica e intercultural enseñada por Helena Blavatsky (foto).
 
 
Aquellos que deseen unirse al e-grupo SerAtento en YahooGrupos lo pueden hacer visitando https://br.groups.yahoo.com/neo/groups/SerAtento/info .
 
Los interesados en participar de nuestro e-grupo de estudios teosóficos en lengua inglesa, E-Theosophy, deben visitar https://groups.yahoo.com/neo/groups/E-Theosophy/info.
 
000