Comprendiendo una “República de Consciencia”
 
 
Carlos Cardoso Aveline
 
 
 
Una reunión en  la ONU
 
 
 
El público no percibe siempre con facilidad la relación entre el movimiento teosófico y la democracia. Algunos están desinformados respecto a la posición de la filosofía esotérica delante de fenómenos como el nazismo, el fascismo y otras formas de acción autoritaria.
 
Para obtener una perspectiva más clara de la cuestión, será útil recordar algunos hechos históricos básicos que revelan el vínculo dinámico entre el trabajo de H. P. Blavatsky en el siglo XIX y la situación humana en la primera parte del siglo XXI. Hay coincidencias interesantes y algunos indicios numerológicos que pueden ser organizados en cinco ítems.
 
1) Helena Blavatsky construyó la base conceptual de una fraternidad universal de la humanidad que es inseparable del sentimiento de respeto con relación a cada pueblo, cada cultura y cada individuo. En el plano oculto, no es mera coincidencia el hecho de que el final de la Segunda Guerra Mundial en Europa y la victoria de los países democráticos contra el nazismo sean celebrados exactamente el mismo día en que la Sra. Blavatsky concluyó su encarnación. La fundadora del movimiento esotérico moderno murió el 8 de mayo de 1891. La Guerra en Europa acabó el 8 de mayo de 1945.
 
2) Harry Truman, el presidente de los Estados Unidos que lideró los momentos finales de la Segunda Guerra Mundial, nació precisamente un día 8 de mayo, en 1884. Fue el trigésimo tercero  presidente.
 
3) El movimiento teosófico fue fundado en 1875, en la ciudad de Nueva York. La Organización de las Naciones Unidas fue creada en 1945, exactamente siete décadas o setenta años después. La sede está establecida en Nueva York, es decir, en la misma ciudad donde el movimiento teosófico fue fundado.
 
4) La Carta de las Naciones Unidas comienza con una vigorosa proclamación del primer objetivo del movimiento teosófico: la Fraternidad Universal. Aunque está lejos de la perfección, el movimiento teosófico es una semilla de fraternidad universal, del mismo modo que la ONU es un instrumento para su germinación en el plano visible y externo. Sería inútil acusar a un plantón de no ser un árbol adulto.
 
5) La creación del movimiento teosófico en 1875 sirvió como un modelo oculto o arquetipo para la ONU, pero la concepción del movimiento no fue un proceso enteramente nuevo. Los Estados Unidos, como país, fue una profunda fuente de inspiración para la estructura del movimiento teosófico.
 
HPB escribió:
 
“Nacida en los Estados Unidos, la Sociedad fue constituida siguiendo el modelo de su país natal. Este último, omitiendo de su Constitución el nombre de Dios para que eso no fuese, algún día, un pretexto para hacer una religión de estado, ofrece igualdad absoluta en sus leyes a todas las religiones. Todas ellas apoyan al Estado y son a su vez protegidas por él. La Sociedad, modelada de acuerdo con esta Constitución, puede ser correctamente llamada ‘una República de Consciencia’.” [1]
 
Por eso, si de vez en cuando las políticas del gobierno de los EUA reflejan aspectos negativos del karma humano actual, y parecen en muchos aspectos erradas e injustas, puede ser sabio dejar que pasen algunos siglos más – tal vez algunos miles de años más – antes de frustrarnos demasiado.
 
Mientras tanto, podemos ocuparnos de nuestra propia y hasta cierto punto precaria “República de Consciencia”: el movimiento teosófico, el futuro árbol de la fraternidad universal. ¿Estamos cumpliendo nuestro propio deber de la mejor forma posible? ¿Somos una fuente colectiva de inspiración superior para el resto del reino humano? ¿Estamos libres de “reyes”, “papas” y “obispos” en el movimiento teosófico como un todo?
 
No existe separación oculta entre los diferentes grupos teosóficos, en esta “república de consciencia”. La ausencia de paredes internas crea una responsabilidad común para todos y cada uno de los estudiantes de teosofía. Los teósofos tienen un deber a cumplir en relación al destino de la humanidad en las próximas décadas, y en los siglos venideros.
 
NOTA:
 
[1] “The Collected Writings”, Helena Blavatsky, TPH, India/USA/UK, Volumen II, página 104. El texto del que proviene este párrafo se titula “What Are the Theosophists?”.
 
000
 
El artículo “Blavatsky, la ONU y la Democracia” es una traducción del portugués y ha sido hecha por Alex Rambla Beltrán, con apoyo de nuestro equipo editorial, del cual forma parte el autor. Título original y link: “Blavatsky, ONU e Democracia”. La publicación en español ocurrió el 26 de mayo de 2019.
 
000
 
El grupo SerAtento, que funciona en portugués, ofrece un estudio regular de la teosofía clásica e intercultural enseñada por Helena Blavatsky (foto).
 
 
Aquellos que deseen unirse al e-grupo SerAtento en YahooGrupos lo pueden hacer visitando https://br.groups.yahoo.com/neo/groups/SerAtento/info .
 
Los interesados en participar de nuestro e-grupo de estudios teosóficos en lengua inglesa, E-Theosophy, deben visitar https://groups.yahoo.com/neo/groups/E-Theosophy/info.
 
000