La Felicidad Desciende Sobre Nosotros a
Medida que Renunciamos a las Posesiones
 
 
Carlos Cardoso Aveline
 
 
 
 
 
* La verdad no puede pertenecer a una organización o a un individuo. Sin embargo, los individuos y las organizaciones pueden, en cierto modo, pertenecer a la verdad: tienen la posibilidad de dedicarse a buscarla humildemente en un proceso a largo plazo.
 
* Abandonando cosas de importancia secundaria, uno puede conservar la energía suficiente para actuar con relación a asuntos decisivos. Renunciando a deseos egoístas, uno desarrolla la voluntad. El que deja de lado los asuntos pequeños es capaz de tener un propósito real en la vida.
 
* La buena voluntad es el tipo correcto de voluntad. Un propósito generoso expresa un conocimiento de la ley universal, una unidad y armonía intrínsecas a ella, y una afinidad con la manera en que las cosas esenciales fluyen, en la Tierra y en el Cosmos.
 
* Las palabras no pueden reemplazar a los hechos. Un sentido de responsabilidad ética no emergerá porque uno lo pida, o porque se haga intensa propaganda sobre su importancia. Antes de tener un sentido interno del deber, uno debe llegar a un cierto grado de libertad en su alma. La “responsabilidad” es la “capacidad de responder”, y viene de dentro. Nace como resultado de ver directamente nuestra unidad dinámica con los otros seres y con todas las formas de vida.
 
* Un cierto grado de energía tosca es necesario para dominar y controlar las tendencias automáticas del cuerpo físico. La voluntad de vivir de maneras correctas no puede ser expresada en la vida diaria a través de meras abstracciones, sino que requiere la formación de hábitos externos que, aun siendo densos, son esencialmente – aunque tal vez de modo imperfecto – compatibles con las energías superiores, y pueden obedecer a estas en los aspectos principales de la vida. Por otro lado, son solo los sepulcros blanqueados los que prestan demasiada atención a la personalidad externa.
 
* Hay un viejo axioma según el cual la Luz viene al mundo cuando es necesario. Sin embargo, la Luz vendrá cuando Ella misma sepa que es el momento adecuado para aparecer, y no cuando algunos seres humanos preferirían verla descender sobre ellos. La Luz típicamente llegará sin avisar, a través de acontecimientos inesperados, y después de ser rechazada por los “sabios” que obedecen a la ignorancia organizada.
 
* Un individuo que no es capaz de detener el parloteo de su mente puede que tenga algo en común con los loros. Por otra parte, el que practica el arte de estar en silencio es capaz de escuchar verdaderamente a los otros seres. El silencio está entre los mejores amigos de un buscador de la verdad. La ausencia de ruido emocional le da la capacidad de aprender mejor las lecciones que la Vida le enseña el tiempo todo, y que son transmitidas de mil maneras distintas.
 
* No es sabio elegir entre el optimismo y el realismo, o entre la confianza y la prudencia. Los seres humanos necesitan todas estas cualidades y muchas otras. Uno debe combinar energías diferentes y contrastantes a lo largo del camino, sin ser arrastrado o dominado por ninguna de ellas. La sustancia interna de los talentos de uno es constantemente mejorada cuando ellos son usados para perseguir objetivos nobles.
 
* Los sentimientos sublimes no son suficientes. El peregrino debe crear algunos hábitos densos y poco atractivos, a fin de llevar a cabo acciones correctas de manera estable. Debido a esfuerzos insípidos y poco agradables, las percepciones de nivel elevado serán capaces de inspirar todo el entramado de la vida e integrarse en él.
 
* A medida que pensamos en el cosmos, inevitablemente una paz llega a nosotros y se vuelve parte de nuestra aura por algún tiempo. La intensidad y la durabilidad del sentimiento de paz dependerán de la profundidad del pensamiento, y de su duración. De la misma manera la paz es a menudo subconsciente. La Raja Yoga dice que la mente adopta la forma y la sustancia de aquello que contempla. Vale la pena, por tanto, seguir el consejo de la teosofía y pensar largamente en el cosmos.
 
* La hipocresía no consiste en la diferencia entre el ideal y la práctica. Esa distancia es perfectamente humana, pues significa que uno tiene un ideal en la vida. Puede ser necesario mucho tiempo para que uno disminuya la diferencia entre la práctica y el ideal. La falsedad consiste solamente en no tratar de reducir esa distancia. La noción central de “hacer lo mejor que uno puede” define la dirección del Karma. El que no hace lo mejor que puede no se dirige a ninguna parte. Caminar rápida o lentamente no significa nada: uno debe saber si los esfuerzos apuntan hacia la meta correcta.
 
* Es correcto que hagamos un retiro espiritual diario – quizá varias veces al día – y nos establezcamos en la fortaleza interna de nuestra alma donde la fuerza pura e ilimitada fluye eternamente. El refugio en la fortaleza del silencio renueva nuestra perspectiva de la vida, nos brinda nuevas energías y limpia las lentes con las que miramos los hechos. La introspección renovadora también tiene lugar en las comunidades. Una ciudad y un país nacen de nuevo debido a la renovación interna de sus ciudadanos.
 
* Cuando renunciamos a las posesiones, densas y sutiles, la energía de la bienaventuranza tiene la oportunidad de descender sobre nosotros. La ausencia de apego es el camino hacia la plenitud y la sabiduría, y produce felicidad.
 
* Una percepción completa de la verdad es tan rápida como la luz, aunque algunas de las cosas que muestra no son lindas. La percepción de la verdad no espera por ningún razonamiento externo.  Sin embargo, es siempre compatible con la razón, en sí misma.
 
* El pensamiento leerá y comprenderá una percepción correcta de la verdad, pero tal percepción está por encima del pensamiento y no necesita a este, excepto como un instrumento para ponerse a prueba, fortalecerse y mejorarse a sí misma.
 
* La mayoría de las religiones y tradiciones filosóficas enseñan un principio que la teosofía y el simple sentido común también afirman: que la decadencia moral conduce al final de una civilización. Depende de cada uno, entonces, ver si la Ética en las sociedades actuales está cada día más frágil, porque esta cuestión define en parte el rumbo del futuro. El movimiento teosófico existe para preservar y sembrar en todos los tiempos la sabiduría de la fraternidad universal y de la autorresponsabilidad del individuo.
 
* Para cada ciclo de crecimiento de las falsedades, de la hipocresía y de la decadencia moral en la vida colectiva, hay un ciclo correspondiente de crecimiento de la veracidad, de la sinceridad y de los principios éticos. Si uno ve ilusión deliberada en el mundo de hoy, sería ingenuo considerar que este es el retrato principal del futuro. Toda acción incorrecta es debidamente corregida en el momento adecuado. La ética es la ley eterna, y cada ser tendrá tanto tiempo y tantas dificultades como sea necesario para comprender este hecho.
 
* Tener una meta sagrada es bueno, e incluso esencial, pero es indispensable también que haya sentido común. Cuando no se tiene discernimiento y autodominio, los ideales elevados pueden producir desastres de grandes proporciones. Esto se ve no solo en las vidas de los individuos, sino también en la larga lista de revoluciones sociales sangrientas y guerras genocidas que han ocurrido en los últimos 20 siglos.
 
* El océano Ártico y la región del Polo Norte están en riesgo de destrucción medioambiental. Y ¿cuál es el significado y la importancia de esto según la teosofía? Helena Blavatsky escribe en “La Doctrina Secreta” que el Polo Norte representa la región de Atma – el alma pura y la Espiritualidad – en nuestro planeta. [1] La región, vista en un contexto planetario y geológico, corresponde a los niveles superiores de consciencia.
 
* Una visión idealista de la vida debe ser compensada con realismo, con una concepción a largo plazo del tiempo, una percepción consciente de la ley universal, un sentimiento de respeto por todo y la intención de sembrar antes de pretender cosechar.
 
* Cuando en una comunidad cada uno hace una defensa intransigente de sus derechos, la atmósfera común es contaminada por la acumulación de quejas egoístas, a las cuales, naturalmente, pocos prestan atención. El resultado es la infelicidad de todos. En cambio, cuando cada uno piensa principalmente en cumplir sus deberes, la atmósfera colectiva es purificada por el altruismo. Entonces el Karma común es ayudado por la solidaridad sincera y no hay necesidad alguna de quejarse. El resultado es un bienestar duradero.
 
* A medida que el campo de su consciencia se expande, uno se vuelve más independiente de las palabras, aunque todavía las necesita mucho para la expresión externa. Una nueva luz muestra los hechos, agradables y desagradables. La creencia ciega pierde fuerza en cada departamento de la vida. La verdad se torna más fácil de ver. A su debido tiempo uno reconoce que las expresiones verbales usadas no son más que las humildes herramientas de la consciencia. Entonces la falsedad en las palabras se vuelve imposible.
 
* La autodisciplina no tendría ningún mérito si no fuera necesario enfrentar hábitos y tendencias que la desafían. La “resistencia al cambio”, de la cual hablan tanto la Psicología como la Teosofía, está hecha de hábitos. Su sustancia es el karma del apego a las cosas contrarias a lo que uno desea conscientemente. Uno debe perseverar con calma en la dirección noble. Haciendo lo mejor que podemos, después de cada error o fracaso, progresamos significativamente.
 
* Hay dos maneras de “alcanzar el mismo nivel” de aquello que vemos como superior en sabiduría: la primera es elevándonos nosotros mismos hacia el reino superior; la otra consiste en degradar el reino superior y tratar de hacerlo descender a nuestro mundo de ignorancia. El camino escarpado, ascendente y angosto hacia la sabiduría exige el respeto por los puntos de vista elevados que pertenecen al conocimiento sagrado. Tal camino aleja a nuestra consciencia de la competición entre personas. También estimula la cooperación universal con base en la justicia.
 
* La felicidad es la percepción de que todo está OK en el universo y no hay nada de que preocuparse. No hay palabras para describir el contentamiento espiritual. Semejante visión de la vida es como un sol que nunca se pone; es el resultado de la identidad consciente de uno con la Ley, con el Cosmos, y surge también de la Amistad Universal; no necesita usar palabras. Algunos momentos específicos de la vida pueden producir la sensación de que “la vida es perfecta tal como es”. Para el yo superior despierto, una bienaventuranza ilimitada está siempre presente. El sufrimiento es un visitante y un maestro. La paz constituye el territorio donde todas las cosas ocurren.
 
NOTA:
 
[1] “The Secret Doctrine”, H.P. Blavatsky, Theosophy Co., volumen II. Véase la p. 403, y también las pp. 402 y 404, entre otras.
 
000
 
El artículo “Ideas a lo Largo del Camino – 31” es una traducción del inglés y ha sido hecha por Alex Rambla Beltrán, con apoyo de nuestro equipo editorial, del cual forma parte el autor. Título original y link: “Thoughts Along the Road – 31”. La publicación en español ocurrió el 06 de agosto de 2019.
 
000
 
El grupo SerAtento, que funciona en portugués, ofrece un estudio regular de la teosofía clásica e intercultural enseñada por Helena Blavatsky (foto).
 

 
Aquellos que deseen unirse al e-grupo SerAtento en YahooGrupos lo pueden hacer visitando https://br.groups.yahoo.com/neo/groups/SerAtento/info .
 
Los interesados en participar de nuestro e-grupo de estudios teosóficos en lengua inglesa, E-Theosophy, deben visitar https://groups.yahoo.com/neo/groups/E-Theosophy/info.
 
000